Duda recurrente:¿se debe solicitar expresamente que los alimentos se paguen desde la demanda?

Recientemente la STS 1ª de 23 de febrero de 2022 ha dejado clarísima la postura del Alto Tribunal declarando que «...no es necesario que la parte fije el dies a quo de la pensión alimenticia, pues de acuerdo con el art. 148 del C. Civil, se habrá de fijar desde la interposición de la demanda, cuando, como en este caso, es la primera vez que se determina, unido ello a que de acuerdo con el art. 93 del C. Civil, el juez determinará la pensión alimenticia a los menores «en todo caso», lo cual significa, que no está condicionado a la petición de las partes.

Si el Alto Tribunal ha explicitado su posicionamiento es porque la Jurisprudencia de las Audiencias Provinciales españolas no es unánime en este punto. Existen diversas Audiencias que opinan que dado que las resoluciones judiciales deben cumplirse en sus propios términos, como ordena el Art. 118 LOPJ, si la sentencia declarativa de familia no proclama expresamente en su fallo el efecto retroactivo de pago de la pensión de alimentos desde la fecha de la demanda, queda vedado a la parte solicitar la ejecución por impagos desde dicha fecha, pues se estarían acordando medidas ejecutivas que excedan del contenido del título ejecutivo. Así por ejemplo, se pueden citar los AAAP Barcelona 12ª de 15 de diciembre de 2011 o 18ª de 13 de febrero de 2009 y 25 de enero de 2017. En estas últimas se indica que «si en el título judicial no se contiene tal efecto retroactivo, no cabe obtener tal pronunciamiento en el proceso de ejecución, cuando el título base de la vía ejecutiva nada indica al respecto«. Incluso la AP de Madrid deniega a la parte el complemento de la SAP Madrid 24ª de 13 de junio de 2019 bajo el argumento de que “En este caso la parte recurrente pide el complemento de la sentencia con respecto a un extremo que no tiene solicitado, por lo que resulta improcedente la pretensión de la parte

Si nos circunscribimos al ámbito vasco, nuestras tres Audiencias Provinciales tienen un criterio claro y firme: La obligación de abono de los alimentos inicialmente establecida opera desde la fecha de interposición de la demanda, ope legis, sin necesidad de que la parte solicite en la demanda que se explicite en la resolución tal extremo.

Así el AAP Bizkaia 4ª de 12 de septiembre de 2019 (Ponente: Edmundo Rodríguez Achutegui), con remisión al AAP Bizkaia 4ª de 28 de mayo de 2018, argumenta y detalla:

9.- El juzgado niega el despacho de ejecución porque la sentencia 410/2018, de 29 octubre, establecía una pensión alimenticia de 300 euros a favor de los hijos menores, sin especificar otra fecha para su percepción. La ejecutante consideraba que era procedente desde la presentación de la demanda, lo que se rechazó por auto, luego recurrido, en el que se explicaba que la cuestión no había sido objeto de discusión en el procedimiento, donde podrían haberse opuesto las razones y pagos que pudieran haber tenido lugar.

10.- La apelante sostiene que la STS 402/2011, de 14 junio, rec. 1027/2009, permite despacho de ejecución desde la interposición de la demanda. Tal sentencia dispone como doctrina jurisprudencial: » Debe aplicarse a la reclamación de alimentos por hijos menores de edad situaciones de crisis del matrimonio o de la pareja no casada la regla contenida en el Art. 148.1 CC , de modo que, en caso de reclamación judicial, dichos alimentos deben prestarse por el progenitor deudor desde el momento de la interposición de la demanda».

11.- La interpretación que se hace por el auto recurrido no atiende tal doctrina, y así lo hemos dicho en otras ocasiones, como el AAP Bizkaia, Secc. 4ª, 361/2016, de 14 junio, rec. 180/2016, donde se recogía en un procedimiento de ejecución de título judicial, que » Es doctrina reiterada de este Tribunal el que la obligación de alimentos debe prestarse desde el momento de la interposición de su demanda, al amparo del art. 148 del Código Civil , ya que es un pronunciamiento «ope legis», sin necesidad de que se solicite dicha eficacia retroactiva en su escrito de alegaciones ni se contenga expresamente en el título judicial que fija por primera vez la pensión de alimentos». Otro tanto se mantuvo por el AAP Bizkaia, Secc. 4ª, 359/2018, de 28 de mayo, rec. 71/2018, que afirmaba: «Estando ante un supuesto de instauración por primera vez de alimentos a favor de la hija común Sandra, el mismo tiene efectos desde la presentación de la demanda [-]. La aplicabilidad del Art. 148 C.C está supeditada por su carácter público sobre la materia a la oportunidad procesal y de acción de solicitud pues la obligación legal viene determinada por las necesidades del alimentista y las posibilidades del que viene obligado a prestarlas, y sin que la reclamación de alimentos al tiempo de la solicitud esté supeditada a la resolución que acuerda la pensión alimenticia pues su retroactividad no requiere un pronunciamiento expreso ya que se produce «ex lege». Dicho efecto no necesita ser declarado judicialmente por ser consecuencia «ope legis» también en los procesos matrimoniales como no se duda lo sean en los generales de reclamación de alimento.».

12.- En este caso aunque no se planteara en el procedimiento declarativo de reclamación de alimentos con efecto desde la demanda, según recoge la resolución recurrida, debe operar la misma interpretación extensiva del art. 148.1 CCv a los procedimientos de fijación de medidas para hijos no matrimoniales, pues así lo ha dispuesto claramente la jurisprudencia. Como se trata de un auto que deniega el despacho de ejecución, debe ser revocado, ordenando que se verifique en los términos que reclama la parte ejecutante, lo que no impide al ejecutado plantear la oposición sobre el eventual pago o las demás causas que permite la norma adjetiva, cuando llegue el trámite correspondiente

El AAP Gipuzkoa 2ª de 17 de julio de 2018 destaca:

«…nuestro T.S. ya sentó como había que diferenciar las iniciales sentencias dictadas tras el usual procedimiento en donde por primera vez se fijaban cantidades en tal concepto de aquellas otras posteriores en donde bien se modificaba la cifra inicial o simplemente se ratificaba, al entender con toda lógica, que tratándose de un gasto indispensable, lo lógico era que fijada una suma esta se aplicara desde el momento en que se reclamara, en tanto que en el resto de casos, estando ya fijada una el beneficiario disponía en tanto durara la tramitación de un mínimo para vivir.

Indica así nuestro T.S: » Cada resolución desplegará su eficacia desde la fecha en que se dicte y será solo la primera resolución que fije la pensión de alimentos la que podrá imponer el pago desde la fecha de interposición de la demanda porque hasta ese momento no había obligación alguna y las restantes resoluciones sólo serán eficaces desde que se dicten restituyendo a las anteriores «.

El Ministerio Fiscal defendió en Informe de 16 de agosto de 2017, el cumplimiento de la sentencia de 15 de Marzo de 2015 T.S. es decir, en el sentido de aplicar la obligación desde la fecha de interposición de la demanda.

Si acudimos al artículo 148 de nuestro C.C. cabe comprobar como de manera expresa se señala, que la obligación de dar alimentos será exigible desde que se necesitaren, abonándose desde la fecha en que se interponga la demanda.

Y si lo indicado pudiera suscitar dudas tendríamos resoluciones de nuestro T.S. tales como las sentencias 162/2014, de 26 de marzo, 688/2014, de 19 de noviembre, y 746/2013, de 4 de diciembre, entre otras muchas, reiterando como : «… los alimentos deben prestarse en caso de reclamación judicial por el progenitor deudor, desde el momento de presentación de la demanda …»

Y, argumentando desde otra perspectiva, el AAP Araba 1ª de 4 de mayo de 2007 expone:

«La cuestión planteada ha sido resuelta por esta misma Sala en anteriores resoluciones, la SAP de 5 de mayo de 2.005 establece «En principio todas las decisiones adoptadas en procesos matrimoniales tienen efectos «ex nunc». En el caso de alimentos a favor de los hijos menores, hemos sostenido en ocasiones, tratándose de resoluciones que establecen por primera vez la pensión alimenticia, que cabe la posibilidad de que se retrotraigan los efectos al momento de presentarse la demanda, siempre que se haya solicitado tal efecto retroactivo, por mor del principio rogatorio, con amparo en el art. 148 CC , y porque se trata de una obligación natural, no teniendo la sentencia que se dicta carácter constitutivo, sino declarativo«.

La naturaleza de la obligación alimentaria de los padres para con los hijos nace del hecho mismo de la procreación y se configura por la ley como obligación legal, y por ende, no puede ser constituida por sentencia, sino declarada, y de ahí que, como toda obligación que deriva de un hecho jurídico o de un acto jurídico, tiene que producir sus efectos en tanto que afirmados y reconocidos por una sentencia, desde la fecha de la acción, es decir, desde la interposición de la demanda. En estos casos lo normal es que cuando uno de los progenitores solicita la pensión por alimentos a favor de los hijos no continúe la vida en común, la pensión tiene como finalidad hacer frente de los gastos de alimentos, educación, o vestido de los menores, de lo contrario se generaría una situación injusta. Por tal razón el sistema legal prevé la posibilidad de solicitar alimentos como medida previa a la interposición de la demanda, con carácter urgente e independiente, así, mientras se tramita el procedimiento se puede ejecutar el Auto de medidas provisionales para que el progenitor abone una cantidad por este concepto que ayude al mantenimiento de la familia.

En el caso que nos ocupa se solicita por la Sra. Erica la ejecución del Auto de Medidas Provisionalísimas, de lo que presumimos que no existe convivencia entre los cónyuges, estando obligado el padre a contribuir a los alimentos de cada hija en cuatrocientos euros mensuales por cada una de ellas, obligación que nace no solo desde la fecha del Auto dictado por el Juzgado sino desde la fecha de la demanda por ser esta una obligación natural del progenitor de la que no puede quedar exento por la separación de su pareja. El padre es el procreador de las menores, y desde ese mismo momento está obligado a educarlas, alimentarlas y a procurar su bienestar, por ello la obligación de prestar alimentos no nace desde que se dicta una resolución judicial sino que existe desde que las niñas fueron engendradas. En base a todo lo expuesto, y conforme a lo solicitado por la ejecutante, el devengo de la pensión de alimentos en este caso se inicia el 15 marzo de 2.005, el motivo debe prosperar.”

Este es el criterio de nuestras Audiencias en Euskadi pero probablemente no sea el de todos nuestros Juzgados de primera instancia de familia. De modo que, llegados a este punto, el mejor consejo es que, por precaución, y a fin de evitar riesgos innecesarios y desagradables sorpresas en fase ejecutiva, conviene aplicarse el cuento: Si quieres que los efectos de la obligación de abonar la pensión de alimentos se retrotraigan al momento de presentación de la demanda y no quieres tener problemas en fase de ejecución, y aunque no debiera de ser necesario hacerlo, ¡lo mejor es solicitar expresamente en la demanda dicho retroactividad ante el Juzgado de Primera Instancia y que la resolución lo declare con la misma taxatividad!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s