“Loca custodia compartida de Policía” o cómo los Jueces en Euskadi pueden actuar proactivamente para establecerla

Es público y notorio la predisposición y el talante proactivo de los Magistrados integrantes de la Sección 4ª de la Audiencia Provincial de Bizkaia en favor del establecimiento de la custodia compartida.

Con reiteración y de manera recurrente se insiste en que hay que partir de que, el régimen de custodia compartida es el preferido por el Art. 9.3 de la Ley 7/2015, de 30 de junio, del Parlamento Vasco, de Relaciones Familiares en supuestos de separación o ruptura de los progenitores; que hay una clara vocación legislativa de que, siempre que sea posible, se adopte este régimen, porque la norma entiende que es el más beneficioso para los menores, salvo que concurran circunstancias que lo desaconsejen; que quien reclama la custodia compartida no tiene que acreditar que vaya a ser el régimen más favorable; que esa preferencia la dispone la ley, y lo que tiene que probarse es que el régimen preferente es desfavorable para los hijos menores de edad.

Dicho en términos sencillos: EN EUSKADI, SI PUEDE ESTABLECERSE, DEBE ESTABLECERSE LA CUSTODIA COMPARTIDA POR LOS JUECES.

Se llega a afirmar en numerosas resoluciones que “…tendrían que existir poderosas razones para que el régimen legal preferido y jurisprudencialmente -la custodia compartida- no operara…”

Pero esta afirmación no queda vacía de contenido sino que, por el contrario, la Sala actúa proactivamente al resolver los recursos de apelación, empleando todo su esfuerzo argumentativo en orden a tratar de rebatir, refutar y “desmontar” razonadamente cada uno de los frecuentes motivos argüidos por una de las partes en litigio (llamativamente y de manera más frecuente, las madres) que impedirían el establecimiento de la custodia compartida.

Casi todo -no todo, evidentemente- en esta vida es superable y susceptible de ser adaptado a las circunstancias de cada momento. Tambien la ruptura de unos progenitores que dejan de convivir puede y debe ser superada por los progenitores, por si mismos y por los hijos. Exigirá una voluntad y un esfuerzo material por parte de todos en ocasiones pero casi siempre puede ser superado, adaptándose todos a las nuevas circunstancias.

Cuestión distinta es que, emocionalmente, en muchas ocasiones algunos progenitores no puedan o no quieran superarlo. Bien sea por resentimiento, por despecho o con ánimo de revancha, no son pocos los progenitores que, tras la ruptura, prefieran evitar siquiera sea un mínimo y razonable contacto, comunicación y relación con el otro progenitor aun en perjuicio de los hijos comunes. Pero en estas cuestiones emocionales los Jueces – a quien solo debe guiar el criterio de decidir lo mejor para el bienestar físico y emocional de los menores de edad- ni pueden ni deben entrar.

Pero, cuestiones emocionales a aparte, si la custodia es posible instaurarla, debe ser instaurada por los Jueces, incluso a costa de exigir de ambos progenitores la voluntad y el esfuerzo inicial que puede faltar en uno de ellos. Al hilo de todo ello podríamos llegar a pensar que al padre que trabaja a SIETE TURNOS en el Cuerpo de Policía Local le estaría vedado judicialmente el cuidado semanal de sus hijos. Se diría que es imposible establecer una custodia compartida en ese caso….¿o no?.

La SAP Bizkaia 4ª de 9 de julio de 2018 (Sentencia: 483/2018, Recurso: 235/2018, Ponente: EDMUNDO RODRIGUEZ ACHUTEGUI) se encarga de reconducir este caso, superando proactivamente todas las objeciones planteadas por la madre a la custodia compartida y estimando el recurso planteado por el padre frente a la Sentencia de primera instancia que estableció la custodia materna. Lo que otros jueces encontrarían imposible, inviable, inalcanzable, utópico aquí se hace posible y realizable.

Se parte, por supuesto, de que en el caso existe una adecuada vinculación afectiva del hijo menor hacia ambos progenitores, de que “no hay indicadores encontrados en la exploración que sugieran que el estado psicoemocional presente de los progenitores se relacione negativamente con su capacidad parental, y no hay datos significativos que minusvaloren las habilidades parentales, ni indicadores que sugieran un estado psicoemocional influido por la función parental. “.

Tampoco es un obstáculo insalvable los eventuales riesgos que puedan padecer los hijos en el futuro que “no serían distintos si se mantuviera el régimen actual, -con visitas- o se adoptara otro diferente y que pueden presentarse también con el actual sistema de custodia monoparental, como en toda evolución vital”.

A partir de aquí, un trabajo en la Policía Local con SIETE TURNOS laborales no impide establecer una custodia compartida. Basta con adaptar esos siete turnos al regimen que se pretende instaurar. El Magistrado Ponente se toma la molestia y el esfuerzo de señalarlos así:

II.2.- La guarda y custodia se ejercerá de modo compartido en el modo que acuerden que ambos progenitores, y en su defecto, regirá el siguiente sistema que tendrá que coordinarse con los respectivos turnos laborales del padre:

Primera semana: Custodia madre. Visitas a favor del padre martes y jueves desde la salida del colegio a las 17:00 horas hasta las 21 horas.

Segunda semana: Custodia madre. Padre fin de semana desde el sábado a las 10:30 horas hasta el domingo a las 21:00 horas en régimen de visitas.

Tercera semana: Custodia madre. Visitas a favor del padre martes y jueves desde la salida del colegio a las 17:00 horas hasta las 21 horas.

Cuarta semana: Custodia padre desde lunes a la salida del colegio hasta el domingo a las 21:00 horas. Visitas a favor de la madre martes y jueves desde la salida del colegio a las 17:00 horas hasta las 21 horas.

Quinta semana: Custodia madre. Padre fin de semana desde el sábado a las 10:30 horas hasta el domingo a las 21:00 horas en régimen de visitas.

Sexta semana: Custodia madre. Visitas a favor del padre martes y jueves desde la salida del colegio a las 17:00 horas hasta las 21 horas.

Séptima semana: Custodia padre desde lunes a la salida del colegio hasta el domingo a las 21:00 horas. Visitas a favor de la madre martes y jueves desde la salida del colegio a las 17:00 horas hasta las 21 horas.

He aquí por tanto un ejemplo modélico de cómo los Jueces en Euskadi pueden actuar proactivamente para establecer la custodia compartida.

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s