Lo que echan en falta los jueces en Euskadi en las demandas para decantarse por la custodia compartida

Muchas veces los Juzgados y AAPP vascos han reprochado a las partes que a la hora de decidir sobre la conveniencia o inconveniencia de la custodia compartida motiven y concreten lo máximo posible de qué manera se protege el interés del menor la decisión que se adopta en el caso particular. Este esfuerzo de concreción supone una carga procesal de quien solicita la custodia compartida: le compete a dicha parte ofrecer en la demanda un Plan, plantear una Propuesta contradictoria que exponga de la manera más detallada y particularizada posible la forma en que se desarrollará aquella.

Resultando obligada la solicitud de parte de la custodia compartida, la Ley 7/2015 es mucho más exigente en cuanto a su forma que la parca norma de Derecho común (Art. 92 CC). La Ley vasca obliga a la presentación de una propuesta fundada:

…Dicha solicitud deberá ir acompañada de una propuesta fundada del régimen de desarrollo de la custodia, incluyendo la determinación de los periodos de convivencia y relación, así como las formas de comunicación con el progenitor no custodio y, en su caso, con los demás parientes y allegados”.

Lo que sigue a continuación son algunos párrafos entresacados de diversas resoluciones de cada una de las tres Audiencias Provinciales vascas. Podéis sacar vuestras propias conclusiones para adivinar, vislumbrar, intuir, barruntar, columbrar… (¡Vale, lo reconozco: me he pasado añadiendo sinónimos!) que es lo que están echando en falta los Jueces en las demandas para decantarse por la custodia compartida:

El recurrente no tiene definido a la fecha del recurso, cual va a ser el lugar exacto de residencia de la menor cuando ésta permanezca en su compañía, viniendo a reconocer que la vivienda que habita ahora, no reúne las características necesarias para ejercer en condiciones una custodia compartida. Tampoco tiene suficientemente elaborado, quien o quienes, y en qué condiciones, se harán cargo de su hija cuando él no pueda hacerlo, debido a su horario laboral, horario, que se ha acreditado, que se desconoce con una semana de antelación. Ello nos coloca en una situación de incertidumbre, sobre el cuidado y en su caso escolarización de la menor (en función del domicilio que se elija,) que en este caso desaconseja un sistema de custodia compartida, pues existen dudas de que la misma se encuentre debidamente atendida, no solo en el plano personal, sino en el afectivo.(SAP Bizkaia 4ª de 30 de julio de 2019).

los hechos que tiene en cuenta la sentencia no permiten establecer este régimen en interés de los menores. Obligación de los padres es no solo interesar este sistema de guarda, bajo el principio de contradicción, sino concretar la forma y contenido de su ejercicio a través de un plan contradictorio ajustado a las necesidades y disponibilidad de las partes implicadas que integre con hechos y pruebas los distintos criterios y la ventajas que va a tener para los hijos una vez producida la crisis de la pareja, lo que no tiene que ver únicamente con la permanencia o no de los hijos en un domicilio estable, sino con otros aspectos referidos a la toma de decisiones sobre su educación, salud, educación y cuidado; deberes referentes a la guarda y custodia, períodos de convivencia con cada progenitor; relación y comunicación con ellos y régimen de relaciones con sus hermanos, abuelos u otros parientes y personas allegadas, algunas de ellas más próximas al cuidado de los hijos que los propios progenitores (SAP Gipuzkoa 3ª de 14 de febrero de 2018).

La Ley 7/2015 de 30 de junio reguladora de las relaciones de ruptura de la pareja en el territorio vasco exige igualmente en su artículo 9.3 que para acordar la guarda compartida la pretenda alguna de las partes, y que se pretenda con un plan que se pueda discutir y valorar por y ante el Juez, debiendo tener en cuenta que el Tribunal Supremo impone que el plan contradictorio integre, con hechos y pruebas, los distintos criterios y las ventajas que va a tener para los hijos la custodia compartida, como pueden ser: sus sentimientos como padre- madre -desde el nacimiento de sus hijos- y las responsabilidades que debe asumir como tal. Por qué se pide la custodia compartida y beneficios para el menor. Los hándicaps sobre la custodia compartida en el caso concreto y cómo pueden salvarse. La vida del menor antes (reparto de tareas y horarios) y después de la separación de sus padres (aspectos que se van a ver afectados). Momentos vividos juntos, decisión de tener hijos, cómo era la toma de decisiones conjunta, momento de la ruptura, relación con la familia extensa de ambos (para valorar los apoyos). Situación personal y laboral del padre (horario laboral y cómo puede compaginarse con la vida familiar; apoyo de la familia extensa en caso de necesidad). Situación personal y laboral de la madre (con el mismo contenido que el apartado anterior). Salud y cuidados desde el nacimiento a la actualidad(cómo fue el parto, enfermedades padecidas, peso y estatura al nacer, hábitos de higiene y alimenticios, sueño, corrección de conductas, fomento de la autonomía). Tipo de educación elegida(pública-privada, laica- religiosa, idiomas, etc). Juegos, ocio, actividades deportivas, relaciones sociales. Sería importante incluir, dónde, cuándo, con quién, anécdotas, fotografías, etc. Cómo serían las visitas tras la crisis familiar -si no se estableciese una custodia compartida- y cómo afectaría a la relación entre padre-madre e hijos. Los hogares(cómo son, distancia entre ellos y con el colegio) y otros sitios de su entorno. La familia extensa y apoyos(relaciones del menor y vínculo con ellos). Plan de Organización del cuidado del menor por toda la familia para el futuro » Plan contradictorio, reparto de tiempos y espacios, convivencia y sostenimiento propuesto»: domicilio, periodo de guarda y custodia compartida, lugar de cambio de guarda, comunicaciones en los periodos en que no esté con el hijo, vacaciones y fechas señaladas, tipo de colegio y actividades extraescolares, comunicaciones entre progenitores, sostenimiento económico, cuestiones relevantes a patria potestad, etc.).

En definitiva, el Plan Contradictorio va a concretar la propuesta de custodia compartida en ese caso concreto, impidiendo así colocar al menor «en una situación de verdadera incertidumbre sobre su cuidado y escolarización» al exponer cómo, cuándo, de qué forma, con qué medios, espacios, instrumentos y recursos se va a llevar a cabo la custodia compartida que se interesa.

Ninguna de éstas circunstancias constan en las actuaciones, ni han sido expuesto en el acto de la vista por la parte demandada, por lo cual, la pretensión de la misma ha sido rechazada, con acierto, por la juzgadora de instancia y debe ser confirmada en ésta apelación. ”.(SAP Araba 1ª de 26 de julio de 2017).

No creo necesario añadir nada más por mi parte: res ipsa loquitur, como dice el aforismo latino.

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s