En Euskadi, para la custodia compartida no es decisiva una mayor dedicación al cuidado del hijo en el matrimonio

Una mayor dedicación de uno de los progenitores al cuidado de los hijos durante el matrimonio no es un dato especialmente significativo para decidir sobre el sistema de guarda y custodia cuando el otro no tiene ninguna limitación que lo impida o dificulte.

En la SAP Bizkaia 4ª de 23 de julio de 2021 ( ROJ: SAP BI 2337/2021- ECLI:ES:APBI:2021:2337 ) Ponente: María Belén Iracheta Undagoitia se revoca la sentencia de la instancia que había establecido la custodia materna justificándolo, no obstante la influencia negativa que ejerce la madre sobre el menor en la valoración del padre, en el escaso tiempo transcurrido desde que se tienen lugar estancias del menor con su padre, la mayor dedicación de la madre a la cuidado del menor constante matrimonio, la voluntad expresada por el menor y la relación conflictiva entre los progenitores.

La resolución es un ejemplo meridiano de la tendencia de las AAPP vascas a tratar en la medida de lo posible, de remover, salvar y superar todos los posibles inconvenientes, obstáculos, objeciones o reproches que puedan dificultar la instauración y desarrollo de la custodia compartida

La resolución de la Sala recuerda que el contenido del Art. 9 de la Ley 7/2015 del Parlamnto Vasco.

Refiere que, como tiene dicho en resoluciones anteriores, una mayor dedicación de uno de los progenitores al cuidado de los hijos durante el matrimonio no es un dato especialmente significativo para decidir sobre el sistema de guarda y custodia cuando el otro no tiene ninguna limitación que lo impida o dificulte, como es el caso de D. Adriano.

Añade que, en cuanto a la opinión expresada por el menor, además de no ser vinculante, la constatada influencia que ejerce sobre el mismo por la madre, hace que sea más que cuestionable.

Respecto al informe pericial emitido por equipo psico- social adscrito a los Juzgados de Familia queda de manifiesto, por percepción directa de la perito informante y por las manifestaciones que le realizó la hija Rebeca, que la madre traslada al hijo Alexis una imagen negativa del padre, como antes intentó trasmitirla a la hija. El informe refiere que el menor en su discurso ofrece una imagen deteriorada del progenitor ante situaciones que no ha vivido o no ha observado, distorsionando la figura del padre y las actividades que realiza con este, lo que podría reflejar que dicha percepción es inducida por terceras personas. La conducta de la madre sugerente comportamientos desmerecedores del padre se reveló también en el discurso de la hija Rebeca, mayor de edad, que refirió que a raíz de la separación se rompió la relación que mantenía con su madre, antes muy estrecha, por no aceptar la madre que no quisiera adoptar postura en el conflicto, que se ha dado cuenta que el padre no es tal como le refería la madre que le transmitía una imagen muy negativa. Estima la Ponente, en definitiva que las referencias negativas del padre que recibe el menor de su madre suponen un riesgo de daño psíquico para el menor.

Por otro lado, tanto la madre como el padre necesitan la ayuda de terceros para el cuidado del menor por sus obligaciones laborales y en mayor medida la madre. Y el menor Alexis ha cumplido doce años ( NUM000 de 2009) ya no requiere la misma dedicación y que el padre cuenta con el apoyo de la hija Rebeca para el cuidado del menor.

En cuanto a la relación conflictiva entre los progenitores no obran datos en las actuaciones que permitan valorar la incidencia del conflicto en la guarda del menor. Pero en todo caso, se considera que la evitación del conflicto no debe desembocar en la atribución a la madre de la guarda exclusiva cuando consta que la madre obstaculiza las relaciones del menor con su padre y con su hermana y se advierte que no es ajeno a las obligaciones de los progenitores dimanantes de la patria potestad, que impone la obligación de actuar siempre en interés de los hijos menores ( 154 CC), la adecuación del comportamiento a las exigencias requeridas para el mejor desarrollo del régimen de guarda y custodia compartidas.

Por tanto, no habiéndose acreditado e perjuicio para el menor, procede instaurar régimen de guarda y custodia compartida semanal del menor Alexis.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s